Historia/Personajes/Reportajes

La accidentada pero exitosa misión espacial de la Voskhod 2

¿Tiene solución? Entonces no es un problema. Probablemente eso pensaron los dos cosmonautas rusos ante la gran cantidad de dificultades que se pusieron en su camino en su viaje espacial en 1965. Parecía que estaban destinados a morir pero su entereza y determinación les permitió seguir con vida.

     Todos conocemos el accidentado viaje de la Apollo 13 en 1970. La vuelta a casa aprovechando la gravedad de la luna, la mítica frase “Houston, we have a problem”, la película, las teorías conspiratorias sobre lo que vieron los americanos en la cara oculta de la luna… pero tan sólo cinco años antes hubo un episodio igual de fascinante.  Este es el resumen del emocionante viaje de Pável y Alexey, dos cosmonautas que, además de ser los primeros en dar un paseo espacial, no se rindieron ante las dificultades.

Pável Beliáyev (1925 - 1970) y Alexey Leonov (1930 - )

Pável Beliáyev (1925 – 1970) y Alexey Leonov (1930 – )

    Año 1965. La carrera espacial había avanzado a pasos agigantados y parecía que iba a progresar mucho más aún. A 475 km de altitud y a una velocidad de 7.892 m/s se encontraba la nave Voskhod 2, pilotada por nuestros protagonistas. Todo parecía ir bien y según lo previsto así que decidieron dar el primer paseo espacial, es decir salir de la nave y flotar un rato en la inmensidad del espacio. Leonov fue el que tuvo el honor de pasar a través de la cámara de descompresión y salir al exterior. Unido a un cordón, que también servía como línea de comunicación, estuvo 12 minutos disfrutando del paisaje espacial. Tras esa impresionante experiencia y, sabiendo que era el primer humano en lograr tal hazaña, era tiempo de regresar a casa e informar de sus progresos a la humanidad.

    Pero la vuelta a casa no fue fácil.

    Pronto se vieron rodeados de extrañas vicisitudes que superarían gracias a una moral alta y la esperanza de volver con sus seres queridos. Esta fue la lista de problemas a los que tuvieron que enfrentarse para poder seguir vivos.

    Primer problema: Al intentar entrar de nuevo por la puerta para acceder de nuevo a la cámara de descompresión tuvo una desagradable sorpresa. Leonov no cabía por la puerta. Su traje espacial, inflado por el vacío del espacio, era demasiado grande y rígido por lo que para poder entrar tuvo que activar los mecanismos que vaciaban el aire.

    Segundo problema: Una vez dentro de la nave no cerraba la escotilla lo que le impedía poder acceder al resto de las estancias. Al cabo de un rato pudo cerrarla.

    Tercer problema: Mientras la escotilla estaba abierta el sistema de control ambiental llenó la cámara de descompresión de oxígeno para intentar compensar la situación. Esto estuvo a punto de originar un incendio en el interior de la nave pero afortunadamente pudieron bloquear el sistema de control ambiental hasta que Leonoy lograse cerrar la escotilla.

    Cuarto Problema: Para volver a la Tierra fallaron los cohetes retropopulsores por lo que ajustar la trayectoria se volvía más complicado. No obstante, pese a todo, lograron encaminarse en dirección a la tierra.

    Quinto problema: Debido a los fallos de los sistemas y en concreto del sensor de orientación solar no podían calcular bien el aterrizaje por lo que, irremediablemente, acabaron haciendo una órbita más de lo previsto en torno a la tierra.

    Sexto problema: La mencionada avería en el sensor de orientación solar hizo que los atribulados cosmonautas se vieran en la obligación de aterrizar manualmente.

   Séptimo problema: El módulo de servicio no consiguió separarse de la nave por lo que se pasaron toda la reentrada a la Tierra dando vueltas y tumbos sin control. Pese a eso y contra todo pronóstico lograron aterrizar en un espeso y helado bosque.

    Octavo problema: Se encontraban en Perm, en los Urales. A cientos de kilómetros de donde se supone que tenían que haber aterrizado. Supusieron que vendrían a recogerlos así que decidieron hacer noche ahí.

    Noveno problema: Una manada de lobos se percató de su presencia por lo que se vieron obligados a pasar la noche subidos a un árbol.

    Finalmente, el 19 de marzo por la mañana, fueron rescatados para ser tratados como héroes.

Vosk2las

Última órbita de la nave Voskhod 2

    “En la adversidad una persona es salvada por la esperanza”. Menandro de Atenas.

Miguel de Martín Pazat de Lys.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s