Conciertos/Música

Gotthard, el hard rock suizo triunfa en Madrid.

Pocos grupos logran superar con éxito la muerte de un cantante. Gotthard lo ha hecho. Los suizos, que presentaban su nuevo álbum Bang!, lograron colgar el cartel de “no hay entradas” y demostraron que el hard rock sigue de moda.

La sala, con un sonido más que decente, acogió con eficiencia a las tres bandas que tocaban el sábado. La Riviera da buen resultado y el público suele salir contento, aunque tampoco hay dónde comparar ya que Madrid no tiene más salas de aforo medio. Esta ocasión no fue la excepción.

Los primeros en salir fueron los finlandeses Reckless Love, un grupo que parece no haberse dado cuenta que los ochenta terminaron hace tiempo y que, pese a no aportar nada nuevo musicalmente, en directo funcionan muy bien. Son simples, predecibles y con letras basadas en sexo, drogas y rock and roll, pero su fórmula da un resultado muy animado. Temas como Animal Attracction o Night on fire resultaron muy divertidos para el poco público que se había atrevido a las cinco y media de la tarde mientras se jugaba un Madrid-Barça.

Los siguientes en salir fueron Hardcore Superstar. Los suecos se caracterizan, además de por su directo frenético y su rock desenfadado, por vestir como chicos malos de instituto, haber sacado varios discos iguales y por estar más tiempo de gira que produciendo nuevo material. Sin llegar a ser tan simples como los anteriores, su música se basa también en una fórmula muy sencilla, pero su actitud y personalidad suplen cualquier carencia. No dejan un segundo de descanso, interactúan constantemente con el público y, pese a su hiperactividad, no fallan en su labor como músicos. My good reputation o We don’t celebrate Sundays siempre funcionan y hacen disfrutar de su contundente espectáculo.

Era el turno de Gotthard. Los suizos venían a confirmar que su anterior trabajo con un nuevo cantante no era sólo un parche para acostumbrarnos a no poder contar más con la increíble voz de Steve Lee. Lo lograron. Este Bang! ha resultado funcionar muy bien en directo y Nic Maeder es sin duda más que un simple parche. Es un excelente vocalista capacitado tanto para el hard rock como para las baladas que tanto les caracterizan.  

A las nueve salieron puntuales como un reloj suizo mientras sonaba la introducción Let me in Kattie. La voz femenina que dice eso de “ey, ¿eso de tu bolsillo es una pistola o es que te alegras de verme?” retumbaba en la sala mientras unas sirenas colocadas encima de los amplificadores brillaban con intensidad. Nic Maeder gritó “Are you ready?” y acto seguido comenzó una de las mejores noches de rock que ha vivido la capital.

La primera mitad fue más rockera e intercalaron canciones de sus  dos últimos discos como Feel what i Feel, Right On o Get up ‘n’ move on. La segunda mitad fue más de baladas. Tanto de las nuevas como Remember It’s me o C’est la vie, hasta las clásicas como Heaven o The Call, que hicieron vibrar al público.

Momentos especiales fueron cuando subieron a varias personas al escenario para cantar Starlight, cosa que quedó mejor de lo que cabría esperar; y la versión Hush, donde aprovecharon para dar rienda suelta a su virtuosismo. Cerraron con Lift U up y Anytime Anywhere, las míticas canciones que insólitamente, y tras seis discos, les catapultaron a la fama en el 2005. Quince años después de haber comenzado en esto del rock.

En resumen, una noche espectacular en la que todos los grupos estuvieron a la altura. Gotthard ha cambiado, no es lo que era y la voz de Steve Lee se echa de menos. ¡Viva los nuevos Gotthard!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s