Conciertos/Música

Eluveitie, el orgullo celta llena en Madrid

Los suizos volvieron a España y demostraron que siguen siendo el grupo que mejor mezcla la música celta y el metal más contundente.

No puedo ser objetivo con un grupo que sigo desde que empezaron y que tuve el placer de ver en su primera gira europea cuando sólo tenían dos discos. Algo bueno deben haber hecho para que sigan interesando pese a tener discos un tanto repetitivos y regulares. Y es que por cada trabajo presentan muy buenos singles y tres o cuatro temas realmente interesantes. Ellos lo saben y lo que trasladan al directo. Lo malo, y creo que tras verles ya 3 veces en 6 años y en dos países diferentes, puedo afirmar que no siempre consiguen el mejor sonido. Y, tras haber podido hablar en el pasado con Sevan Kirden -el ex gaitero del grupo- y tener cierto contacto, uno ya sabe de qué pie cojean los suizos. Aún así merece mucho la pena verles.

Los primeros en salir fueron Skálmöld, un grupo islandés que no tuve el placer de ver ya que no llegué a tiempo. (¡Malditas clases!) Hacen folk metal con temática vikinga y, por lo que puedo ver en su único videoclip hasta la fecha, molan bastante a pesar de sonar un poco típicos.

Los siguientes en salir fueron Arkona, el grupo ruso más conocido de la escena metalera y que pegaba mucho en la gira con Eluveitie ya que también cuentan con instrumentos tradicionales, temática que ensalza sus raíces de remeros vikingos y vestimentas acordes con su música. Pero lo que más destaca es la cantante. Desde guturales hasta una voz agradable y deliciosa. Arkona es ella. En directo no paran, salen a dejarse el alma… pero hay un lado negativo que hizo que tuviese sentimientos encontrados: tienen canciones muy animadas y divertidas que funcionan por sí solas, sin embargo tienen otras que para mí resultan terriblemente soporíferas. Y me pasa lo mismo con los discos. Canciones como Goi, Rode Goi!, Slav’sja, Rus’!, Stenka na Stenku o Yarilo son las que hacen sus conciertos muy interesantes pese a no entender las canciones en ruso. Otras, como Zaklatie, son para disfrutar de cómo se vive  en otros lares el folk y el metal mezclado.

Era el turno de Eluveitie, el grupo que ha hecho que el folk-metal esté de moda desde hace ya casi siete años. Se nota en la cantidad de gente que va a verles. Y es que el metal no se escapa de las etapas y las modas. ¿Recordáis el auge del power en torno al año 2000? Ahora toca folk y eso es porque los suizos saben hacerlo muy bien. Yo encantado, claro.

Salieron con una nueva violinista en la formación (se notan sus tablas viniendo de un grupazo -no sólo literalmente- como Haggard). Siendo ocho no me extraña que cada vez que les he visto no sean siempre los mismos.  Ya destaqué en su día que incorporar a un guitarrista que se marque solos de vez en cuando es todo un acierto y sigo pensando lo mismo. El caso es que siempre cumplen. Con Origins, la introducción homónima al disco, se fueron presentando poco a poco y comenzó a sonar The nameless. Canción para mi un poco anodina pero que deja claro qué es este grupo: metal muy bestia y melodías celtas mágicas juntadas con equilibrio. Siguieron con el genial single Thousandfold, que desgraciadamente sonó flojo en cuanto a guitarras se refiere, y la instrumental Andro que sonó perfecta.

A estas alturas uno ya podía ver los problemas de siempre. Y no es la sala. En Copenhague, ciudad donde los locales rozan la perfección, sonaron igual hace dos años. A veces tanto instrumento celta consigue un perfecto equilibrio con la base metalera y enamoran. Otras veces suenan como una amalgama de instrumentos diferentes donde cada uno hace lo que le vienen en gana. Es la cara y la cruz de ser un grupo tan complejo. La última vez que vi a In Extremo habían apostado por llevar su propio técnico de sonido rondando todo el rato el escenario y ajustando todo constantemente. Teniendo muchos más instrumentos que éstos lograron un sonido infinitamente mucho mejor. Lo dejo caer por si algún día me leen.

Lo siguiente en sonar fue King, el último single trallero que deja ver que de ahora en adelante, tal y como han hecho en las dos últimos discos, van a sacar dos adelantos: uno al estilo Within Temptation o Evanescene y otro a lo In Flames. Básicamente los dos conceptos que aúna Eluveitie. Después de Virunos, vino la hermosa The Call of The Mountains interpretada por Anna y su genial voz. Además improvisó un español con mucho acento para hacer parte de la letra en nuestro idioma, cosa que resulta simpática y de agradecer. Siguieron con la versión metalera de Omnos (que es casi igual que la normal) y las canciones muy aceleradas de sus anteriores discos como Gray Sublime Archon, Inception o Tarvos.  Luego dejaron paso a temas de su último trabajo como Vianna, The Silver sister o Carry the Torch. 

Por último apostaron por temas emblemáticos de sus últimos discos como A Rose For Epona, Havoc, Helvetios y como colonfón final la canción que les catapultó a la fama: Inis Mona. La versión de la melodía bretona que hizo ver que metal y folk pueden funcionar excelentemente.

El set list fue un acierto. Equilibrado y con todos los singles que han sacado hasta la fecha. Ellos saben qué es lo que gusta y lo aprovechan. Lo malo es que tanto en disco como en directo tienen cantidad de temas intermedios que son prácticamente iguales: riffs de death metal con flautas de fondo. Y como Chrigel no entona sino que lanza guturales de forma monótona o rozando a veces el grito desgañitado puede resultar cansino. Lo mejor que hicieron fue incorporar a Anna a la línea de voces. Y, personalmente, destacaría otro punto negativo que es el de los sermones. No los dan directamente pero se ve entre líneas en directo y en sus letras. Me parece perfecto ensalzar la tradición celta. Culturalmente e históricamente es muy interesante. Pero tanta charla sobre qué malos fueron los romanos invadiendo toda Europa a mí personalmente me cansa. Ni tengo orgullo latino ni patriotismo celta. La historia es historia y dar lecciones moralistas sobre lo que pasó hace 2000 años creo que es un poco absurdo. ¿Que Julio César se cargó a un millón de galos conquistando la antigua Francia? Sí. Y yo como francés que soy no odio a los italianos. Como mucho haría una canción sobre el tema… no discos y discos.

En cualquier caso, más allá de sus carencias creo que son un grupazo. Llenan y están donde deben de estar por haber arriesgado y haberlo hecho bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s